Ignacio López Tarso, uno de los actores más reconocidos de la ‘época de oro’ del cine mexicano visitó la UC como parte de la programación del 7.° Festival Visiones de México.


10 03 2017 interna lopez tarzo
El actor junto a los maestros Jorge Plata Saray (Izq.), director del Departamento de Arte Dramático, y Gilberto Bello (Der.) docente de esa misma unidad académica 

Su presencia en el Auditorio Fundadores del Teatro México, antes Cinema Azteca, construido por la productora Pelmex en los años 60 y adquirido por la Universidad Central en 1994, trajo de vuelta a la memoria de los amantes del séptimo arte la época dorada del cine mexicano.

López Tarso, quien ha dedicado 70 de sus 94 años a la actuación, en la que continúa activo, compartió con el público de la Universidad Central, las anécdotas y enseñanzas que le ha dejado toda una vida de logros y reconocimientos en este campo.

Tarso, quien ha grabado casi 50 películas y recorrido todo el mundo de habla hispana gracias a su profesión, reconoció como sus maestros no solo a quienes orientaron su talento natural para la actuación como Xavier Villaurrutia y Sequizano, sino a todos los ‘grandes directores’ con los que ha tenido la oportunidad de trabajar a lo largo de su carrera, a quienes calificó como los mejores.

En las tablas, para lo que él afirma que nació, ha interpretado a los personajes de la obras del teatro clásico y universal (Edipo Rey, Edipo en Colono, Hipólito, La Celestina, Don Juan Tenorio, Macbeth, entre otras) y con base en esta experiencia aconsejó a los jóvenes que se forman como actores empezar por ahí.

“Les digo a todos los actores de teatro que inicien por el teatro clásico, donde hay que desentrañar cada verso, cada letra, cada línea y profundizar en la historia; es la mejor manera de iniciarse en este campo, y es la mejor manera de conocer y disfrutar el español en su máxima expresión”.

Este mexicano, ícono del cine de su país, también ha filmado cerca de 40 telenovelas y es uno de los lectores orales más reconocidos y admirados allí, desde que en los comienzos de su carrera recitaba los corridos de la Revolución mexicana, viajando por todo el país y llevando el teatro a un público completamente distinto al del teatro clásico, lo que recordó como “una etapa muy bonita” de su vida.


10 02 2017 interna lopez tarzo 2
Macario, dirigida por Roberto Gavaldón, fue nominada al Óscar en 1960 como 'mejor película extranjera', a la Plama de Oro en Cannes como 'mejor película' e hizo merecedor a Ignacio López Tarso de su primer premio a 'mejor actor' en el Festival Internacional de Cine de San Francisco.

Desde su perspectiva y experiencia no existe una diferencia esencial entre cine, teatro y televisión. “Por dentro funciona igual en un escenario que frente a una cámara de cine”, afirma. Ante la pregunta de cómo debe trabajar el actor, reveló: “Tienes que pescar de todo lo que puedes oír, ver y escuchar de tus maestros y tomar lo que más te convenga, practicarlo, leerlo y estudiarlo para crear tu propio estilo de trabajo, pues es de adentro hacia afuera como el actor debe alimentar lo que le da al público”.

En su segunda visita a Colombia, recordó su amistad con Gabriel García Márquez, con quien tuvo gran afinidad desde el primer momento, debido a su gran conocimiento y afición por los gallos. “Estimé muchísimo a Gabriel, él era un gallero de corazón” y relató cómo uno de sus sueños dorados fue hacer la adaptación al cine de El coronel no tiene quien le escriba.

“Cuando lo leí por primera vez, dije:'este libro, este personaje, Gabriel García Márquez lo escribió para mí”, comentó entre risas al auditorio para comenzar quizá una de las anécdotas menos halagüeñas de su carrera, pues fue Arturo Ripstein, quien terminó llevando la obra al cine antes que él.

López Tarso, también conversó con estudiantes y docentes de la UC, asistentes al conversatorio, acerca de la escena teatral en Colombia, y lo calificó como un país, al igual que México “muy grande y muy interesante”.

Para el maestro Jorge Plata Saray, director del programa de Arte Dramático de la UC, "la visita del gran actor méxicano a la Universidad Central fue de suma importancia, especialmente para la carrera de Arte Dramático. Su conversatorio tuvo el caracter de una iluminación para nuestros estudiantes. Poder escuchar, en la potente voz de este actor de noventa y cuatro años, su variada y vastísima experiencia teatral, sus amenas anécdotas, sus consejos a los jóvenes actores, su amor y fidelidad al arte del teatro, fue, sin duda, una cátedra magistral difícilmente reemplazable".

Por ahora, López Tarso continúa demostrando su amor por la vida y por las tablas con tres obras en las que trabaja simultáneamente: Un Picasso, al lado de Gabriela Spanic, que narra la historia entre el pintor y una mujer judía encubierta en la Gestapo; Aeroplano, junto a Manuel El Loco Valdés, y El Padre.

Laura Blanco 
Coordinación de Comunicaciones
Bogota. D. C., 6 de octubre de 2017
Imágenes: Departamento de Comunicación y Publicaciones

NOTICENTRAL

Escoge la sección de tu interés e ingresa palabras clave en la barra de búsqueda
 
¡No existen más registros!
¡No existen más registros!

Al día con la academia