Enero en llamas

 

Las quemas agrícolas, los ‘paseos de olla’ y El Niño son algunas de las causas de los incendios forestales del mes de enero.

Cientos de hectáreas son arrasadas durante esta época del año a causa de los incendios forestales que se presentan en el país debido al verano que azota a la región. Así lo establece el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam):

“La intensificación del Fenómeno El Niño en el país, sumada a la temporada de menos lluvias y el aumento de la temperatura propio de final e inicio de año, han generado un incremento en la probabilidad de incendios de la cobertura vegetal, especialmente en las regiones Andina y Caribe”.

En enero, la humedad del suelo disminuye, la vegetación se seca y se convierte en un material inflamable, que combinado con otros factores como el clima, los tipos de suelo y la intervención humana, puede llegar a quemarse.

Según el profesor Cristian Díaz, director del Departamento de Ingeniería Ambiental de la UC, "los incendios forestales se producen principalmente cuando se presentan altas temperaturas en el día con una baja humedad relativa en el aire, condición que favorece la combustión incontrolada del material vegetal”.

De acuerdo con Díaz, estos eventos son habituales en los meses de enero y febrero, y aunque los organismos de respuesta están advertidos y parcialmente preparados, “la enorme extensión de tierras cultivadas, plantaciones y áreas protegidas hace casi imposible prevenir o advertir el lugar donde se van a presentar los incendios, más cuando una parte de ellos se originan por la acción deliberada o no intencional del hombre”.

Cifras

La Unidad Nacional de Gestión de Riesgo y Desastres (UNGRD) establece que en 2015 los incendios forestales en el país devastaron 110.300 hectáreas por 4.431 incendios. Un promedio de 12 incendios al día.

En el mes de diciembre ocurrieron 132 incendios forestales, que afectaron 1.400 hectáreas y de acuerdo con el Ideam 907 municipios están en alerta roja por estos eventos, lo que representa el 80 % del país.

Prevención

El profesor Díaz afirma que en cuestión de prevención, “lo realmente importante es dotar a los municipios de los medios, recursos y talento humano para que los planes de atención de desastres se puedan ejecutar rápida y efectivamente”.

Por su parte la UNGRD plantea siete recomendaciones para que la comunidad aporte en la prevención de los incendios forestales: 

  • Evitar realizar fogatas y quemas controladas.
  • Avisar oportunamente a las autoridades cualquier inicio de incendio.
  • Cumplir con las restricciones de acceso a las zonas forestales protegidas.
  • Recoger las basuras originadas en las actividades al aire libre.
  • Denunciar ante la Policía a los pirómanos.
  • No arrojar cigarrillos ni fósforos encendidos.
  • No usar pólvora.
Leidy Dayana Castaño Gómez
Coordinación de Comunicaciones
Bogotá D.C.,  4 de enero de 2015
Imágenes: Departamento de Comunicación y Publicaciones

NOTICENTRAL

Escoge la sección de tu interés e ingresa palabras clave en la barra de búsqueda
 
¡No existen más registros!
¡No existen más registros!

Al día con la academia