Carta del rector


Bogotá, 15 de septiembre de 2017

Apreciados integrantes de la comunidad unicentralista:

Reciban un cordial saludo.

Una condición esencial para cohesionar la comunidad universitaria y fortalecer el sentido de pertenencia a la Institución es el reconocimiento de los logros de sus integrantes y de los aportes que ellos hacen al buen nombre de la Universidad. Esta segunda entrega de la Carta del Rector busca destacar algunos de esos logros en los ámbitos de la docencia, la investigación, la interacción social y la gestión institucional, que han incidido positivamente en el desarrollo de las funciones misionales y de apoyo en nuestra casa de estudios, así como en la proyección de su imagen ante la sociedad.

El conocimiento, el talento y la creatividad de docentes y estudiantes unicentralistas se materializan en actividades y productos que, además de aportar al acervo de conocimiento en sus respectivos campos del saber, ponen la actividad académica al servicio de la sociedad. Recientemente, nuestra Institución ha sido cuna de proyectos tan valiosos como el del Dispositivo Hablo, que permite a las personas con discapacidad del habla comunicarse con quienes no dominan el lenguaje de señas, mediante la transformación de impulsos electromiográficos en voz, y que fue desarrollado por los docentes Nubia Esperanza Aguilar y Juan Sebastián Rubiano, del Departamento de Ingeniería Electrónica; o el de la silla de ruedas con movimiento dirigido mediante electrooculografía, cuyo prototipo fue desarrollado por los estudiantes Julián García, Jorge Neira y Walter Marín, con la asesoría del profesor William Moscoso, también del Departamento de Ingeniería Electrónica. Una felicitación especial a todos ellos.

De igual manera, cabe destacar proyectos que ya forman parte de la impronta de la Universidad Central en la sociedad colombiana, como lo son la Gira Nacional del programa de Arte Dramático y el Taller de Ópera del Departamento de Estudios Musicales, que durante años han permitido a la Universidad llegar a diversos públicos de Bogotá y del país, y gozar de la mejor reputación gracias al talento de sus integrantes; además, la reciente participación del Ensemble de Interpretación Histórica de la Universidad Central en el VII Festival Internacional de Música Sacra de Bogotá, y la alianza del Departamento de Estudios Musicales con la Schola Cantorum Basiliensis, de Suiza, institución líder en el campo de la interpretación de música históricamente documentada, con la cual nuestros programas de Estudios Musicales han desarrollado esta y otras actividades artísticas y académicas. Hay otras iniciativas más jóvenes, como es el caso de los consultorios Contable y Jurídico —de los departamentos de Contaduría Pública y Derecho, respectivamente—, que pese a su reciente creación ya se constituyen en nuevas y valiosas expresiones de la interacción social y de la vocación de servicio que caracteriza a nuestra Institución.

En la tarea de dar un fundamento conceptual sólido a los procesos educativos de cada uno de nuestros programas académicos, ha sido vital la actividad de la Escuela de Pedagogía, unidad adscrita a la Vicerrectoría Académica. Desde su creación en 2002 (con el antecedente de la Escuela de Docentes), esta unidad ha sido clave en la configuración de la perspectiva pedagógica de la Universidad, la cual es modelo entre las IES locales y es uno de los principales rasgos distintivos unicentralistas. Además, la Escuela desempeña un papel capital en los procesos de aseguramiento de la calidad académica institucional y de nuestros programas.

Así mismo, la Universidad Central ha sobresalido en el programa Manos a la Paz, una iniciativa conjunta del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Ministerio del Posconflicto, mediante la cual jóvenes estudiantes de últimos semestres de las universidades colombianas realizan pasantías en zonas del país afectadas por el conflicto armado. Es de destacar el papel que ha desempeñado la Unidad de Proyectos Estratégicos (UPE) de la Universidad en la participación de los estudiantes unicentralistas en las cuatro convocatorias que ha tenido hasta ahora el programa. El desempeño de nuestros estudiantes en el mismo merece nuestro reconocimiento y admiración; así como la valiosa orientación que para ello les han brindado los docentes que han ejercido como tutores en este programa.

Por otro lado, la acreditación de alta calidad de los programas académicos que forman parte de nuestra oferta educativa es un logro significativo, en tanto que por esta vía el Estado reconoce la manera sobresaliente en que dichos programas cumplen con la importante misión que la sociedad le ha confiado a la Universidad Central como institución de educación superior. Actualmente, cuentan con este reconocimiento vigente nuestros programas de Economía, Estudios Musicales, Ingeniería Industrial, Comunicación Social y Periodismo y Publicidad; los dos últimos, además, recibieron recientemente la renovación de la acreditación.

También es de destacar la invaluable tarea que cumplen los representantes de estudiantes y docentes ante los cuerpos colegiados: ellos son los portavoces de los representados en los escenarios donde se toman las decisiones más relevantes para la Universidad. En esa medida, su actividad se constituye en eje de la consolidación de una comunidad unicentralista incluyente y participativa.

Igualmente, cabe destacar la nueva aplicación para dispositivos móviles de nuestro medio de comunicación institucional Noticentral. Este desarrollo del Departamento de Comunicación y Publicaciones de la Universidad nos pone a la vanguardia de los recursos tecnológicos en materia de comunicación; además, contribuye en gran medida a una comunicación institucional más dinámica, oportuna y también incluyente y participativa, en la medida en que permite que todos los unicentralistas seamos agentes en la tarea de informar a los integrantes de nuestra comunidad sobre hechos destacados y de interés.

Finalmente, me permito hacer una mención especial a los doctores Nina Alejandra Cabra Ayala y Óscar Leonardo Herrera Sandoval, quienes recientemente fueron ratificados en propiedad en la Decanatura de la Facultad de Ciencias Sociales, Humanidades y Arte y en la Vicerrectoría Académica, respectivamente. Ambos venían ocupando dichos cargos en calidad de encargados, y su distinguida trayectoria académica, así como sus valiosos aportes a la Universidad Central durante años de vinculación a la misma, les ha valido la ratificación en estas posiciones, desde donde —estoy seguro— continuarán contribuyendo al fortalecimiento académico de nuestra Institución.

Por supuesto, esta comunicación no es exhaustiva, y no alcanzamos a mencionar a todas aquellas personas que, con su actividad cotidiana, contribuyen a hacer de la Universidad Central una Institución cada vez más cercana a su meta de excelencia. En el fondo, cada uno de los estudiantes, docentes, egresados, funcionarios administrativos y directivos es pieza clave en nuestro avance hacia el logro de los más altos estándares de calidad en materia de educación superior.

Los invito a vivir el orgullo de pertenecer a la Universidad Central, y a continuar trabajando con ahínco por el fortalecimiento de nuestra casa de estudios.

 

Cordialmente,