Carta del rector


Bogotá, 2 de octubre de 2017

Apreciados integrantes de la comunidad unicentralista:

Reciban un cordial saludo.

La Universidad, siempre con la calidad como faro, ha puesto en marcha una serie de proyectos y estrategias que atienden, especialmente, a los intereses, necesidades y dificultades de nuestros estudiantes, que son la razón de ser de la Institución. En esta tercera Carta del Rector quiero darles a conocer algunas de esas acciones, que buscan brindarles un acompañamiento permanente durante su proceso de formación y, luego, como egresados unicentralistas.

Uno de los grandes problemas que afronta la educación superior en el país es la deserción estudiantil. Al analizar los indicadores de deserción en la UC, se revelan cifras positivas en relación con el promedio de retención en las IES nacionales: por ejemplo, para el primer periodo académico de 2015, la Universidad tenía una tasa de deserción por cohorte del 42,74 % y una intersemestral de 7,84 %, frente a una media colombiana de 49,7 % y 13,3 %, respectivamente. Estos resultados favorables se han obtenido mediante la implementación continua de diversas estrategias dirigidas a afianzar el compromiso de la Institución con el mejoramiento del desempeño académico, de la permanencia y de la graduación.

Desde 2007, el Departamento de Bienestar Institucional desarrolla acciones de fomento a la permanencia que, poco a poco, se han ido articulando a las actividades propias de cada dependencia de la Universidad. Este año, hemos dado un gran paso en el fortalecimiento de esta labor, gracias a la creación del área de permanencia. En esta, un equipo de trabajo especializado se encarga de dar atención directa a las necesidades de cada programa académico y, para llevar a cabo este proceso, de identificar oportunamente los casos de aquellos estudiantes que, por condiciones académicas, psicosociales o económicas específicas, podrían verse obligados a abandonar sus estudios. Para ello, se realiza un seguimiento permanente de cada uno en todas las etapas de su vida universitaria —desde su llegada a la Institución, pasando por su adaptación al contexto universitario y la apropiación de su proyecto de vida, hasta su graduación—. El reconocimiento y análisis de los factores de riesgo de los estudiantes se efectúa mediante el Sistema de Alertas Tempranas y el Sistema para la Prevención de la Deserción en las Instituciones de Educación Superior (SPADIES).

A partir de estos análisis se ha determinado, por citar un caso, que una de las condiciones académicas que aqueja a buena parte de los estudiantes que ingresan por primera vez a la vida universitaria, y que tiene una incidencia significativa en su permanencia en la Institución, es la deficiencia en competencias básicas en las áreas de fundamentación matemática, lectura, escritura y en otros conocimientos específicos. En atención a esta dificultad, todas las unidades académicas de la Universidad, con apoyo del Departamento de Bienestar, han dado apertura a espacios de apoyo en los que pueden complementar e intensificar sus competencias previas.

El Departamento de Matemáticas, por ejemplo, cuenta actualmente con escenarios pedagógicos como las actividades de acompañamiento, los talleres temáticos y las tutorías, que permiten que aquellos estudiantes que tengan dificultades académicas reciban una orientación oportuna mediante el trabajo independiente monitoreado, la organización conjunta de actividades con sus profesores, y las consultas sobre temas específicos que les interese o les resulten difíciles. Asimismo, el Departamento se ha ocupado de la creación y actualización continua de aulas virtuales que facilitan el proceso de transmisión e intercambio del conocimiento. Se tiene previsto que, próximamente y en atención a sus necesidades, se abran nuevos canales de acompañamiento como cursos de nivelación y tutorías virtuales. Al respecto, los invito a consultar el artículo “¿Miedo a las matemáticas? Claves para vencerlo”, donde se comparten algunas recomendaciones para un aprendizaje eficaz de estas.

Asimismo, la Escuela de Pedagogía, por medio del Programa de Monitorías Académicas, fortalece de manera solidaria los procesos de formación y las prácticas pedagógicas e investigativas de la Universidad. En cada departamento son elegidos estudiantes sobresalientes, quienes, luego de recibir una formación pertinente para apoyar el trabajo presencial e independiente de sus compañeros, son asignados a los diferentes espacios de la Institución para llevar a cabo un proceso íntegro de acompañamiento, que supone una mejora activa de las condiciones académicas requeridas para el buen desempeño estudiantil. En este momento, la Escuela de Pedagogía brinda dos tipos de monitorías de las que ustedes pueden hacerse partícipes: las de acompañamiento pedagógico y las de lectura, escritura y oralidad. Por otra parte, quienes deseen mejorar sus habilidades comunicativas, escritas y orales, pueden ingresar al sitio virtual Tu Lengua, desarrollado por el Departamento de Comunicación y Publicaciones, para promover el buen uso del español.

De la misma manera, para hacer frente a condiciones de vulnerabilidad psicosocial que pongan en riesgo su permanencia en la UC, el Departamento de Bienestar ofrece actividades extracurriculares que complementarán su aprendizaje académico, y garantizarán su acceso a una formación de carácter integral. Iniciativas como los proyectos de consejería y acompañamiento, los talleres de sensibilización artística, los grupos deportivos, los programas de salud integral, la red de familia unicentralista, las actividades varias de integración social, entre otras, buscan mejorar su calidad de vida, incentivar su sentido de responsabilidad social y fomentar valores como la solidaridad, la tolerancia y la participación.

Finalmente, el Departamento de Bienestar Institucional, en cooperación con el Departamento de Apoyo Financiero, presta una asesoría permanente a los aspirantes y estudiantes de la Universidad con respecto a las alternativas de crédito educativo directo con la Institución, o con el Icetex, y a convenios con entidades financieras reconocidas a nivel nacional. Ello con el fin de facilitarles información adecuada y oportuna sobre los diferentes sistemas de financiación de la matrícula. Adicionalmente, aquellos de ustedes que demuestren un alto desempeño académico o deportivo pueden acceder a estímulos económicos como becas y medias becas, para que puedan culminar su formación académica de la mejor manera y en los tiempos establecidos. 
      
Quedan por destacar aún muchos proyectos y estrategias que tiene la Institución y que buscan hacer de esta un espacio formativo integral. Queremos, además del desarrollo de prácticas académicas y profesionales, poner en marcha acciones que permitan construir una Universidad cimentada en el sentido de pertenencia, en la calidad académica y en el bienestar de todos sus miembros. Les extiendo, pues, una cordial invitación a ustedes, nuestros estudiantes, para que continúen esforzándose diariamente, a fin de que su proceso de formación llegue a buen término y los conduzca a alcanzar la excelencia.

 

Cordialmente,